El repudio fue unánime. “Rechazamos categóricamente la detención arbitraria de quién solo se ha dedicado a exponer su posición ante las políticas económicas impuestas por el Ejecutivo durante los últimos 17 años. Pero la mayoría del país también lo ha hecho”, expresó el presidente de la APUC, Euclides Querales.

Se trata de lo que llamaron una escalada en contra del pensamiento libre y académico. Recordó los hechos la semana pasada en la Universidad de Los Andes en los que se intentó responsabilizar a una decana y al rector de la institución, la suspensión de las elecciones de autoridades estudiantiles en la Universidad Central de Venezuela, y la arremetida legal de la que fue víctima el secretario de la UC, Pablo Aure.

Querales insistió en que no hay motivos para que Guevara se mantenga detenido. “Él ha dedicado su vida a la academia y a presentar propuestas para salir de la grave crisis económica en la que está el país. No es un delincuente ni un terrorista”.

Declararse en sesión permanente no es la única medida que tomarán desde la APUC. Con un grupo de abogados apoyarán la defensa del profesor, mientras que algunos colegas se organizarán para atender las necesidades de medicinas y alimentación de quién fue detenido el miércoles 22 en la noche por funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar.